Con el objetivo de garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y clientes, las azafatas y pasajeros de Emirates deben cubrirse para luchar contra el COVID-19, por lo que la aerolínea ha intensificado drásticamente sus medidas de precaución.

Así, toda la tripulación de cabina, agentes de embarque y el personal de tierra en contacto directo con los pasajeros ahora se pondrán equipo de protección personal (EPP) que incluye una bata protectora desechable sobre sus uniformes y una visera de seguridad, además de máscaras y guantes. Cabe destacar que en el aeropuerto internacional de Dubai, los guantes y máscaras son obligatorios para todos los clientes y empleados.

Asimismo, los escáneres térmicos monitorean las temperaturas de todos los pasajeros y empleados que ingresan al aeropuerto. Se han colocado indicadores de distanciamiento físico en el suelo y en las áreas de espera para ayudar a los viajeros a mantener la distancia necesaria durante el check-in y el embarque.

También el equipo del aeropuerto ha instalado barreras protectoras en cada mostrador de facturación para proporcionar seguridad adicional a los pasajeros y empleados durante una interacción en el mostrador.

En tanto, a bordo de los vuelos de Emirates, los asientos se asignan previamente con asientos vacantes colocados entre pasajeros individuales o grupos familiares en cumplimiento de los protocolos de distanciamiento físico.

Emirates también ha modificado sus servicios a bordo por razones de salud y seguridad. Se siguen ofreciendo alimentos y bebidas en forma de cajas de estilo bento para reducir el contacto entre la tripulación y los clientes durante el servicio de comidas y minimizar el riesgo de interacción. Las cajas personales ofrecen a los clientes sándwiches, bebidas, bocadillos y postres.

Stay Connected
Latest News