Mientras que la joven activista sueca Greta Thunberg reprochaba a los líderes del mundo, ante a la Asamblea General de las Naciones Unidas, por su poca o nula atención al cambio climático (“La gente está sufriendo, la gente está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos en el inicio de una extinción masiva y lo único de lo que ustedes pueden hablar es de dinero”), premios Nobel de la Paz, reunidos en Yucatán, se pronunciaron en el mismo sentido, es decir, hacer frente a los problemas derivados de los cambios climáticos que afectan al planeta y sus habitantes.

Greta reclamó a los líderes del mundo el que no presentarán soluciones, “porque los números son demasiado incómodos y ustedes aún no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Ustedes nos están fallando, pero los jóvenes estamos empezando a entender su traición”.

Yucatán atrajo la mirada del mundo

La pasada Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz, en su 17ª edición, atrajo su mirada hacia el estado mexicano de Yucatán, en la que se contó con la presencia histórica de 30 galardonados al Premio Nobel de la Paz, entre los que figuraron el ex presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; el ex presidente de Polonia, Lech Walesa; el ex presidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta; el ex presidente de Sudáfrica, Frederik William de Klerk; el ex primer ministro de Irlanda del Norte, Lord David Trimble; a los activistas Rigoberta Menchú, de Guatemala; Jody Williams, de Estados Unidos; Shirin Ebadi, de Irán; Tawakkol Karman, de Yemen; Kailash Satyarthi, de India y Leymah Gbowee, de Liberia, entre muchos otros.

En las mesas de trabajo desarrolladas, entre los puntos de mayor atención fue el reclamo por parte de los ponentes a la falta de interés de las grandes naciones para hacer propuestas concretas para combatir los efectos de invernadero.

Como evento de cierre se realizó la entrega de los “Peace Summit Award” a figuras destacadas en labores filantrópicas, como Saskia Niño de Rivera, por su labor por los derechos de mujeres en prisión; Miguel Bosé, como activista por los derechos humanos; Mary Shuttleworth, maestra sudafricana enfocada en divulgar los derechos humanos y Ricky Martín, por sus acciones humanitarias realizadas desde hace varios años.

Cabe destacar que durante la ceremonia de clausura, los 30 ganadores del Premio Nobel de la Paz designaron a Yucatán como un Estado de Paz a través de una declaratoria que firmaron en Mérida, la cual reconoce el liderazgo, convicción y determinación con la que ha encabezado su administración en torno a un propósito común, que es la construcción de la paz y que entregaron, en representación del pueblo yucateco, al Gobernador Mauricio Vila Dosal.

Stay Connected
Latest News