Destinos preferidos para disfrutar de la gastronomía

México es un país que se enorgullece de su gastronomía y posicionamiento en el ámbito mundial. Somos tan afortunados, que cada rincón del país cuenta con sus propias joyas de la corona en cuanto a comida se trata. Booking.com, la plataforma líder en conectar viajeros con la variedad más amplia de tipos de alojamientos, encontró entre sus 145,000 destinos cuales son los más recomendados por los usuarios mexicanos por su comida local y recomienda hospedajes cerca de los sitios donde se originaron algunas de las comidas mexicanas más icónicas del mundo.

Piedras Negras, Coahuila – Nachos

Sin duda alguna Piedras Negras, cuna de los icónicos nachos, colindante con Eagle Pass donde se encuentra una base militar estadounidense, atrajo la atención de un grupo de esposas de militares quienes estaban buscando un buen lugar para comer y al no encontrar un restaurante abierto de su lado de la frontera, visitaron el Victory Club en Piedras Negras. El chef Ignacio, se compadeció de ellas y les preparó un platillo con lo que quedaba en la cocina a esa hora. Unos pedazos de tortilla frita, queso cheddar y jalapeños después, ¡voilá! El platillo de “Nacho” había nacido. Desde entonces, los nachos protagonizaron recetarios en ambos lados de la frontera, convirtiéndose en uno de los platillos favoritos del mundo.

Hermosillo, Sonora – “Burritos” percherones

La palabra “burrito” es un término regional usado en diferentes estados del país para describir una tortilla enrollada con carne dentro, el cual pudo haberse originado durante la Revolución Mexicana. Su sabor irresistible e icónica composición es uno de los platillos favoritos de los mexicanos, tanto así, que los viajeros seleccionaron a Hermosillo, Sonora, como uno de los destinos favoritos para disfrutar de estos manjares locales.

Si bien, el burro no es 100% originario de este destino, el estilo percherón es muy sonorense. Esta comida es una variación del clásico burrito, ya que una de sus principales características es que son envueltos en tortillas de harina gigantes, rellenas de carne asada al carbón, aguacate, queso y tomate. De hecho, en Hermosillo, existen restaurantes donde retan a un afortunado comensal a comerse un burrito percherón de un metro de largo, con 8 tortillas de harina y 1,800 gramos de carne. Si cree que puedes conquistar este reto, el hotel Fiesta Americana en Hermosillo le asegura una de las camas más cómodas donde reposar tu triunfo.

Xicotepec de Juárez, Puebla – Molotes

El molote es una combinación de distintos ingredientes provenientes tanto del viejo como del nuevo mundo. Del náhuatl molotic, el molote está compuesto de maíz, chile y tomate. Sin embargo, los españoles los modificaron con sus guisos para los rellenos, y la crema con que se adorna, y trajeron consigo tanto al aceite como la costumbre de freír los alimentos y comer en empanadas. No sería hasta el siglo XVIII cuando se formó el molote tal cual como lo conocemos hoy en día y se convirtió en uno de los antojitos típicos de Puebla, específicamente en el pueblo de Xicotepec.

Los viajeros mexicanos recomiendan Xicotepec para saciarse de comida local como lo es esta bolita de maíz rellena, tradicionalmente acompañada por un huevo hervido, pollo frito o manita de cerdo, seguido de una taza de café regional el cual le ha dado fama a este Pueblo Mágico gracias a su excelente calidad, por lo que es exportado a Estados Unidos, países europeos y hasta Japón. No se pierda de estos sabores, y visita este pueblo ubicado a dos horas de la Ciudad de México y hospédate en el Hotel Casablanca ubicado en el corazón de la Sierra Norte de Puebla.

Tampico, Tamaulipas – Tortas de la barda

Con once ingredientes y cuatro generaciones de historia, las tortas de la barda se han convertido en el platillo por excelencia de Tampico, Tamaulipas, uno de los destinos favoritos de los mexicanos para encontrar lo mejor de la comida local. La torta de la barda nació en 1928, y se hizo famosa entre los trabajadores de los muelles ya que los puestos se encontraban sobre la barda que separa los muelles y la aduana. Un bolillo caliente partido por la mitad a lo largo, relleno de jamón, queso de puerco, queso amarillo americano, carne deshebrada, chorizo fresco, salsa de chile verde con chicharrón, aguacate, tomate, cebolla y queso blanco fresco, es lo que espera un comensal que esté paseando por el puerto.

Afortunadamente, hoy en día, podemos encontrar tortas de la barda en cualquier esquina de Tampico, y a veces hasta en otros puntos del país, pero si busca la original, hospédate en el Hotel Mansión Real Tampico, ubicado a 8 minutos caminando del Puerto Internacional de Tampico, donde se encuentran los primeros puestos de estos tesoros nacionales.

Tapachula, Chiapas – Tamales de chipilín

El tamal es un alimento de origen mesoamericano que se remonta al 8000 y 5000 a.C.  preparado generalmente a base de masa de maíz rellena de carnes, vegetales, chiles y otros ingredientes, envueltos en hojas vegetales y cocidos en agua o al vapor. Estos bolsillos llenos de felicidad tienen una gran importancia cultural, más allá de gastronómica, ya que era comida de los nobles, y reservada para el resto del pueblo durante festividades.

Una de las tantas variedades más reconocidas se encuentra en Chiapas, específicamente en Tapachula, uno de los destinos favoritos de los mexicanos para degustar de este platillo local. Aquí, los tamales se preparan con chipilín en la masa, una planta silvestre que crece en las regiones tropicales de Chiapas, para después rellenar con carne de pollo y queso y finalmente se envuelve en hojas de plátano.

Si bien ahora no hace falta una excusa especial para consumir tamales, alrededor del Día de la Candelaria, es la mejor temporada para recorrer las calles de Tapachula, en búsqueda de los mejores tamales de chipilín, y el Hotel Boutique Casona Maya Mexicana es el punto de partida más céntrico.

Stay Connected
Latest News