Pronto comenzará la temporada de vacaciones y el número de pasajeros de tiempo libre que transitan por los aeropuertos alcanzará sus cifras máximas. Todos conocemos muy bien esa sensación; tener por fin el tiempo necesario para ese viaje que tantas ganas tenemos de hacer; visitar a familiares en países lejanos; unas deseadas vacaciones en la montaña; o, incluso, simplemente algo de tiempo de calidad para leer un buen libro… Sea lo que sea, es una oportunidad merecida para tachar algo bonito de la lista de cosas por hacer.

Al llegar al aeropuerto, antes de embarcar en el avión, hay tiempo para pasar por alguna de las tiendas libres de impuestos y nos podemos permitir el lujo de comprar una bebida alcohólica. Es hora de relajarse. A continuación, a bordo del vuelo, poco después de despegar, la azafata le ofrece una bebida de bienvenida. Guau, ¡ahora sí que el viaje ha comenzado! Y el estado de ánimo cambia completamente.

 

¿Qué sucede cuando se bebe alcohol?

Después de consumir una bebida alcohólica, la tasa de alcoholemia tarda entre 30 y 60 minutos en llegar a su cifra más elevada y alcanzar su máximo efecto. No es necesario decir que, consumir varias bebidas alcohólicas en un corto periodo de tiempo puede fácilmente significar que el cuerpo debe gestionar más alcohol que el que el hígado puede procesar. En ese caso, el exceso de alcohol viaja por el torrente sanguíneo sin metabolizar y sin modificarse. La tasa de alcohol en sangre aumenta.

Mientras viaja por el torrente sanguíneo, el alcohol llega al cerebro, donde actúa como sedante y ralentiza las transmisiones y los impulsos entre las células nerviosas que controlan la capacidad de pensar y moverse. Aunque el alcohol es un calmante, también elimina las inhibiciones, lo que explica el comportamiento a veces feliz y, a veces, agresivo asociado con la ingesta de alcohol. También aumenta el flujo de líquido que pasa por los riñones, aumentando la probabilidad de sufrir deshidratación.

 

¿Qué sucede cuando se bebe alcohol a bordo de un avión?

Durante un vuelo, la presión barométrica de la cabina del avión es inferior a la de la mayoría de los lugares del mundo. Puede compararse con la de montañas con altitudes de entre 1.800 y 2.200 metros. Este ambiente con menor presión disminuye la capacidad del cuerpo para absorber el oxígeno y puede producir mareos leves. A esto se le denomina hipoxia. En general, no se trata de un problema pero la sensación puede ser similar a la que se tiene después de beber alcohol.

Por tanto, si consume bebidas alcohólicas durante un vuelo puede que lo note antes, así como la tripulación y el resto de pasajeros, en caso de que consuma demasiadas. En otras palabras, debido al menor nivel de oxígeno en sangre, puede parecer más ebrio en el aire que lo que estaría en tierra después de consumir la misma cantidad de alcohol. De hecho, su tasa de alcoholemia mostrará el mismo porcentaje que si hubiera bebido la misma cantidad de alcohol en tierra en circunstancias similares. Un factor que añade una dificultad adicional es que el aire en el interior del avión es muy seco y, junto con el efecto diurético del alcohol, puede deshidratarse más rápidamente que en tierra.

Por tanto, para combatir la deshidratación, asegúrese de beber agua con cada bebida alcohólica. Y minimice su ingesta de alimentos salados, ya que esto puede tener un efecto adverso ya que le hará tener más sed, lo que hará que beba a una mayor velocidad.

¿Cuál es la política de KLM con relación al servicio de alcohol a bordo?

Las políticas sobre el servicio de alcohol a bordo varían según las compañías aéreas y los destinos. En KLM puede prepararse para su viaje e, incluso, comprobar su menú (incluyendo las bebidas) para su vuelo con antelación.

 

Inflight service

La seguridad y el confort de los pasajeros y de la tripulación son las máximas prioridades para las compañías aéreas. Los comportamientos o los actos indisciplinados de los pasajeros, debidos al abuso del alcohol o de una intoxicación alcohólica o similar, es una infracción de las leyes internacionales. El piloto al mando del vuelo está autorizado a desembarcar o a entregar al pasajero indisciplinado al organismo encargado de la aplicación de la ley.

Es mejor prevenir que lamentar… y beber con moderación a bordo del avión.

¡Disfrute de su viaje!

Stay Connected
Latest News